Pensar Verde se ha convertido en una visión global, cada vez más consumidores son conscientes de que los productos y servicios que adquieren tienen un alto impacto en el bienestar del planeta, por lo que se informan y buscan a quienes reflejen conciencia verde en sus procesos de elaboración, prácticas de trabajo, como entregan sus bienes o servicios y el manejo de los residuos producto de la colocación de su negocio.

¿Por qué? Somos un círculo, todo lo que lo que se hace por más pequeño tiene su impacto, por lo que organizaciones y consumidores trabajan juntos para generar un crecimiento de la mano de una huella ecológica responsable.

Cada vez más escuchamos que diferentes organizaciones y proyectos se suman a iniciativas por medio de la educación, prácticas y hábitos más consientes en su administración de proyectos, ya que trae múltiples beneficios como: mejores relaciones con los clientes, valor diferenciado en sus productos y servicios, maximización de los recursos, nuevas líneas de negocio o de RSE por la reutilización o manejo adecuado de materiales y residuos, ahorros financieros y beneficios tributarios.

A esto se le une la participación de los colaboradores para monitorear y encontrar soluciones creativas que fomentan la práctica. El fin, permite incentivar a las empresas a seguir creciendo de forma integral con el entorno.

“Pensar en Verde, es integrar todas aquellas prácticas, métodos, técnicas, procesos, uso de materiales, durante el día a día para generar resultados que mitiguen o eliminen la generación de contaminación para mantener y mejorar la calidad de nuestra vida, el aire, agua y suelos del planeta.”

Pero el Covid, cambió el mundo por completo, para algunas organizaciones, la virtualidad y el trabajo remoto surgieron como una forma para poder continuar generando valor y negocios, con equipos que trabajan ahora desde su hogar.

Este panorama nos invita a integrar la creatividad y algunas prácticas especificas desde el espacio de colaborador remoto, para seguir generando valor en verde y podemos sugerir algunas acciones que sean de utilidad para la organización:

  1. Menos papel o espacios de almacenaje: el trabajo remoto permite espacios de trabajo en la nube para compartir conocimientos o llevar nuestros negocios. Existen diferentes programas y sistemas que los colaboradores pueden usar.

  1. Uso de la virtualidad verde: como organización invita lo más posible a la no movilidad de los colaboradores, analiza e informa de las prácticas a los clientes y reducirá los gastos por conceptos de viáticos, así como la producción de carbono en el planeta.

  1. Reutilización: no lo tires a la basura materias primas o residuos que pueden ser fuente para nuevos recursos. Fomenta a los colaboradores a explorar maneras creativas para la reutilización de elementos y compartir los resultados con la organización.

Puedes crear entre los colaboradores también la reutilización en el hogar de elementos más específicos como el agua, por medio de una cosecha de agua que capte aguas de lluvia para riego o siembra o refrescamiento de algunos dispositivos.

  1. Iluminación y uso de luz solar: al integrarnos al trabajo remoto, el hogar es la nueva oficina por lo que podemos fomentar la salud y prácticas eco amigables con el uso de iluminación LED y aprovechar de ser posible la luz solar. Parece algo simple pero muchas veces los colaboradores siguen por horas en espacios cerrados sólo por costumbre y esta sencilla practica impactará el consumo eléctrico.

  1. Equipos de bajo consumo y en modo suspendido: electrónicos, computadoras y dispositivos de bajo consumo marcan la diferencia, con igual o mejor rendimiento que el convencional y a precios accesibles que a largo plazo traerá beneficios financieros para las organizaciones y que pueden usar los colaboradores desde su hogar. El modo stand by o modo suspendido, es uno de los altos consumidores silenciosos, incrementan la huella de carbono y perdida de dinero, en la medida de lo posible apaga, desenchufa lo que no esté en uso.

  1. Reciclaje: involucra a los colaboradores a reciclar lo materiales de desecho, hacer convenios o informarse con su gobierno local de campañas o lugares próximos en su localidad para este fin. Existen aplicaciones para reducir huella ecológica que brindan pequeños consejos diarios para un estilo de vida más sostenible.

  1. No consumas elementos innecesarios: evita la trampa de los empaques excesivos o simplemente para que se vean bonitos. Rechaza en la medida de lo posible empaques de un solo uso o no esenciales, que todos participen: colaboradores, clientes y proveedores de la cadena del negocio y ser tu aporte de valor verde.

Por último, puedes realizar listados y auditorias Verdes: Establecer metas o programas en conjunto y de seguimiento de hábitos verdes en los equipos de trabajo, para mantener en mente la importancia del pensamiento verde en los procesos de productos y servicios de la organización.

Las decisiones verdes de las organizaciones dependen de sus equipos de trabajo para ponerlas en práctica, por lo que estando desde el hogar, pueden aportar y fomentar el ahorro  para crear juntos un mejor lugar.

Autor:

 

 

Marcela Briceño
Coach & Trainer
Agilidad, Potencialización de Equipos por Valores, Liderazgo, Habilidades Blandas y Servicio al cliente.
info@enconcepto.com
(506) 88942347